Presidentes centroamericanos tendrán histórica reunión para discutir estrategias tendientes a reducir el crimen, la corrupción y la violencia relacionados a la Prohibición de Drogas

Press Release March 22, 2012
Media Contact

<p>
Daniel Robelo 650-465-2584 o Ethan Nadelmann 646-335-2240</p>

Este sábado se llevará a cabo una reunión histórica cuando los presidentes de Centroamérica se reúnan en Guatemala para discutir la legalización de las drogas y otras estrategias que puedan reducir la violencia, la delincuencia y la corrupción relacionadas a las políticas prohibicionistas en la región.

La reunión, propuesta y organizada por el presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, será la primera vez que unos presidentes en ejercicio debatan seriamente las posibles políticas alternativas a la prohibición—y ocurre apenas unas semanas antes de que el tema sea discutido durante la Cumbre de las Américas, que tendrá lugar en Colombia en abril.

Los presidentes de Costa Rica, Panamá, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Honduras dicen que participarán en la reunión del sábado, y los mandatarios de Belice y la República Dominicana también podrían unírseles. Aunque no se espera que el presidente colombiano Juan Manuel Santos y el presidente mexicano Felipe Calderón asistan a la reunión, han expresado su apoyo hacia esta y hacia la iniciativa del mandatario guatemalteco.

Entre los invitados a la reunión están el ex presidente colombiano, César Gaviria, quien es miembro de la Comisión Latinoamericana y de la Comisión Global sobre Políticas de las Drogas. Ambas comisiones—en  las que también participan el ex presidente brasileño Fernando Henrique Cardoso y el ex presidente mexicano Ernesto Zedillo—han sido ampliamente reconocidas por haber “roto el tabú” de considerar seriamente la despenalización, la legalización, y otras alternativas a la fallida prohibición de las drogas.

Ethan Nadelmann, director ejecutivo de la Drug Policy Alliance, emitió la siguiente declaración:

“La rápida evolución de este debate es algo absolutamente increíble. De hace unos pocos años para acá, ha pasado del apoyo de ciertos intelectuales, a las declaraciones de distinguidos ex presidentes, y, ahora, a esta histórica reunión de los presidentes en ejercicio de Centroamérica, quienes reclaman que todas las opciones, incluyendo la despenalización y legalización, sean evaluadas y debatidas seriamente.

“El presidente Otto Pérez Molina está aportando un liderazgo muy importante, no solo dentro de Guatemala, sino también a través del istmo y, de hecho, por toda América Latina. Como político conservador y ex general del ejército, lleva un enfoque más o menos parecido al del ex presidente estadounidense Richard Nixon cuando fue a China para empezar un dialogo con el país comunista. Esa orientación le está ayudando al presidente Pérez Molina a abrir el debate de un lado a otro del espectro político, y a través de la región entera. Desde que habló públicamente por primera vez en febrero, sus comentarios han mostrado un conocimiento cada vez más sofisticado del tema, así como un reconocimiento que este creciente debate tiene que ser manejado con mucha habilidad.

“No se puede sobrestimar ni exagerar la importancia de esta reunión, aunque nadie espera que salga un consenso sobre políticas alternativas concretas. Hace apenas un año, prácticamente nadie habría predicho que casi todos los presidentes centroamericanos se iban a reunir, con el apoyo de los presidentes de México y Colombia, para discutir una nueva política de drogas, incluyendo la legalización y la despenalización. Lo que hace poco era tabú ya no lo es.

“El dialogo continuará el próximo mes durante la Cumbre de las Américas—que tendrá lugar en Cartagena, Colombia—con la asistencia del presidente estadounidense Barack Obama y casi todos los otros mandatarios del hemisferio. A estas alturas, ya no es posible silenciar el debate.

“El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, brindó una señal importante el mes pasado cuando reconoció que este debate es completamente legítimo, aún cuando reiteró la oposición de la administración Obama a la legalización. Pero, desafortunadamente, el mayor obstáculo a un debate bien informado es la resistencia de la administración Obama y el Congreso estadounidense a cualquier discusión real sobre políticas alternativas de drogas.  La censura y la auto censura sobre el tema dentro del gobierno federal es endémica, impulsada por el temor de que cualquier memorando interno, o incluso discusiones verbales, que contengan recomendaciones políticamente inconvenientes, no solo son poco bienvenidas sino peligrosas para las carreras de muchos funcionarios. Un resultado de esto será que los representantes del gobierno de EE.UU. verán cada vez más reducida su participación en la discusión del tema, en Cartagena y en más foros, armados únicamente con la defensa de las fallidas políticas de EE.UU. y privados de cualquier análisis de fondo de las opciones que plantearán los demás gobiernos.”

A young woman holds a sign that says "End the Drug War."

Sign up for updates from DPA.

en_USEnglish

4/20 MATCH!

Your $1 becomes $2 to power the urgent fight to end marijuana prohibition and repair the harms of the drug war. Don’t miss your chance to fight for justice!