La Comisión de Sentencias de Nueva York publica un informe sobre las leyes de drogas y la justicia penal de Rockefeller

Presione soltar 2 de febrero de 2009
Contacto con los medios

Tony Newman al (646)335-5384 o Gabriel Sayegh al (646)335-2264

La Comisión de Sentencia, establecida en 2007 por el entonces gobernador. Eliot Spitzer, recibió la tarea de reformar el enrevesado y complejo sistema de sentencias de Nueva York. El informe de recomendaciones de la Comisión se entregó hoy al gobernador Paterson. Los defensores se sintieron consternados al ver que el informe no incluía ninguna recomendación sustancial para reformar las Leyes de Drogas de Rockefeller, a pesar de las afirmaciones anteriores de que las leyes eran una prioridad máxima.

“La verdadera revisión de las Leyes de Drogas de Rockefeller requiere la restauración de la discreción judicial en todos los casos de drogas, la expansión de programas alternativos al encarcelamiento, reducciones en la duración de las sentencias para todos los delitos de drogas y alivio retroactivo de sentencias para todos los presos actualmente encarcelados bajo las Leyes de Drogas de Rockefeller”, dijo Gabriel Sayegh de Drug Policy Alliance. “La Comisión cedió ante la Asociación de Fiscales de Distrito, que tiene un interés creado en mantener este fallido enfoque de justicia penal para la política de drogas y la adicción”.

Promulgadas en 1973, las Leyes de Drogas de Rockefeller exigen penas de prisión extremadamente duras por la posesión o venta de cantidades relativamente pequeñas de drogas. Supuestamente con la intención de apuntar a los principales traficantes (capos), la mayoría de las personas encarceladas bajo estas leyes son condenadas por delitos no violentos de bajo nivel, y muchas de ellas no tienen antecedentes penales.

A pesar de las reformas modestas en 2004 y 2005, las Leyes de Drogas de Rockefeller continúan negando a las personas que cumplen sentencias más punitivas solicitar sentencias más cortas, y no aumentan el poder de los jueces para colocar a los adictos en programas de tratamiento. Cerca de 14,000 personas están encerradas por delitos de drogas en las prisiones del estado de Nueva York, lo que representa casi el 22 por ciento de la población carcelaria, lo que les cuesta a los neoyorquinos cientos de millones de dólares cada año. Después de las reformas de 2004, hubo más personas enviadas a prisión por delitos de la Ley de Drogas Rockefeller que en años anteriores.

Los defensores no están solos en su frustración con las mediocres propuestas de la Comisión. El día de hoy, el presidente Sheldon Silver publicó una carta y una hoja de datos que describen su oposición al informe de la Comisión. El Portavoz señala que el informe “ignora” cómo las leyes fallidas han llevado a terribles disparidades raciales en las tasas de encarcelamiento por delitos de drogas en Nueva York: más del 90% de los encarcelados son negros y latinos, a pesar de que las personas blancas y de color consumen drogas en proporciones aproximadamente iguales. El Portavoz continúa criticando el informe por mantener sentencias mínimas obligatorias y no incluir el alivio de sentencia retroactivo para las personas actualmente encarceladas. El Portavoz emitió su primera importante documento de política hace dos semanas, se centró en reformar las Leyes de Drogas Rockefeller.

“Sin incluir elementos clave de una reforma real, muchos de los cuales son descritos por el presidente de la Cámara en su carta, el informe es un pisapapeles financiado por los contribuyentes”, dijo Sayegh. “Hace solo dos semanas, la oficina del Gobernador, el Portavoz y los miembros de la Asamblea, numerosos Senadores Estatales, miembros del Concejo Municipal de Nueva York y cientos de médicos, abogados, defensores, personas en recuperación, especialistas en tratamiento de drogas, expertos en justicia penal y más se reunieron en la Academia de Medicina de Nueva York desarrollar un enfoque de salud pública para la política de drogas. Tal vez la Comisión no se dé cuenta de que además de que la Asamblea lidere la reforma, tenemos un nuevo presidente, un nuevo gobernador, un nuevo Senado estatal y una oleada de defensores y miembros de la comunidad que piden una nueva dirección en nuestras políticas de drogas”.

“Mi hijo no se benefició de las supuestas reformas de 2004”, dijo Cheri O'Donoghue, cuyo hijo, Ashley, estuvo encarcelado durante 7 a 21 años por un delito no violento por primera vez. “¿Cuándo familias como la nuestra finalmente obtienen justicia? El mandato de la Comisión era claro y no lo cumplieron. El statu quo ha fallado y necesitamos una reforma integral”.

A young woman holds a sign that says "End the Drug War."

Regístrese para recibir actualizaciones de DPA.

es_MXSpanish